miércoles, 17 de febrero de 2010

divangando...: rabia


.
Entiendo a la gente rabiosa. Yo lo fuí durante muchos años y sé lo que se siente no querer perdonar, mantener ese odio y esa rabia hacia una situación/persona que crees/es injusta y no merecedora.
Pero cuando una envejece y el poso de la juventud se asienta tranquilo en el alma sin querer revolotear más, es entonces cuando hay cabida para la madurez y la rabia se convierte en algo momentáneo, fruto de un instinto todavía no extinguido, pero no lo suficientemente poderoso para que quede arraigado en el corazón.
.
Hace años aprendí esta lección. La cólera, el rencor, solo sirve para separar personas. Puede que muchos sean como los seres primos, solitarios y sin poder mezclarse con otros, pero eso no hace que la barrera que existe entre ambos tenga que forjarse a base de decepciones y desengaños. Ésta puede existir (la barrera) simplemente, invisible, viéndose ambas personas, saludándose en la distancia, pero nunca más se volverán a juntar mientras exista el desencanto mútuo. Solo a través del perdón podrá lograrse un acercamiento.
.
Y me duele cuando uno lo intenta una y mil veces y sigue chocando con esa gran barrera fortificada a base de reproches, con esa inmadurez que hace que ni tan siquiera puedan felicitarse por Navidad.

.

9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Esa barrera que crece y crece sin parar.
Somos así los humanos.

Besos.

Striper dijo...

Aveces la distancia y lla indeferencia crean la barrera.

Aldabra dijo...

te comprendo y entiendo también la rabia.

cuando me he topado con esa barrera alguna vez he dado media vuelta y he seguido mi camino.

porque si no me abren la puerta de buena gana ya no tengo interés alguno en entrar.

biquiños.

Noctiluca dijo...

Hola metis! tanto tiempo. Me encantó tu reflexión. Siento muy parecido, ahora es cuando puedo ir reconociendo todas esas emociones negativas que terminan haciendo peor a quien las siente que a la persona a quien están dirigidas. Estoy leyendo sobre budismo y habla mucho de esto... y el "ego" parece ser bastante responsable... ellos lo definen como el error de sentirnos "separados" del resto de la existencia...

Merche Pallarés dijo...

Por eso ver "Invictus" es muy necesario. Besotes, M.

Joana dijo...

No puedes hacer nada para que los inmaduros maduren. Si tu estás tranquila por dentro el muro lo tienen que derribar los otros.
un beso

xnem dijo...

Las barreras NO existen, generalmente las creamos nosotros con nuestra percepción del mundo, usted cambie el punto de vista y las COSAS cambiarán también, serán otras.

La rabia solo es útil se funciona como catalizador, si genera o acelera un cambio -tal vez el de la percepción y el punto de vista- y sobre todo de la ACCIÓN, la rabia por la rabia produce enfermedad y malestar, en nosotros mismos y en los que nos rodean, y pesadillas, malos rollos, apatía, pereza de solucionar las cosas, depresión, neurastenia… y bla bla bla

Matola dijo...

Quizá sea una postura cómoda, no lo se. Pero yo he optado por olvidar; olvidarles.
Y como no siempre puedo, si he conseguido que ocupen un lugar más distanciado en mi vida o en mi corazón.
Buena reflexión, triste pero realista.
No podemos cambiar el mundo.
Un bss

Marina dijo...

Verás MeTis, yo siempre perdono, absolutamente siempre. Creo en el diálogo, en el entendimientos y en que las barreras se pueden derrumbar...pero mira por donde, hace poco, alguien me hizo muchísimo daño, muy gratuito,, lloré y me hubiera recuperado, incluso perdonado, pero cometió un arror, un gravísimo y tremendo error. Le hizo daño a mi marido, que es la personas más buena del mundo, y descubrí que no podría perdonar, que por primera vez en mi vida no iba a olvidar el agravio. Para mi sorpresa, me doy cuenta, que puedo vivir con ello.

Espero que no se vuelva a repetir, porque, quizá dos veces sean demasidas.

Un beso