lunes, 14 de enero de 2008

Anne




Sábado, 30 de enero de 1943

Querida Kitty:

Me hierve la sangre y tengo que ocultarlo. Quisiera patalear, gritar, sacudir con fuerza a mamá, llorar y no sé qué más, por todas las palabras desagradables, las miradas burlonas, las recriminaciones que como flechas me lanzan todos los días con sus arcos tensados y que se clavan en mi cuerpo sin que pueda sacármelas. A mamá, Margot, Van Daan, Dussel y también papá me gustaría gritarles: "¡Dejadme en paz, dejadme dormir por fin una noche sin que moje de lágrimas la almohada, me ardan los ojos y me latan las sienes! ¡Dejadme que me vaya lejos, muy lejos, lejos del mundo si fuera posible!". Pero no puedo. No puedo mostrarles mi desesperación, no puedo hacerles ver las heridas que han abierto en mí. No soportaría su compasión ni sus burlas bienintencionadas. En ambos me daría por gritar.

Todos dicen que hablo de manera afectada, que soy ridícula cuando callo, descarada cuando contesto, taimada cuando tengo una buena idea, holgazana cuando estoy cansada, egoísta cuando como un bocado de más, tonta, cobarde, calculadora, etcétera. Todo el santo día me están diciendo que soy una tipa insoportable, y aunque me río de ello y hago como que no me importa, en verdad me afecta, y me gustaría pedirle a Dios que me diera otro carácter, uno que no haga que la gente siempre descargue su furia contra mí.

Pero no es posible, mi carácter me ha sido dado tal cual es, y siento en mí que no puedo ser mala. Me esfuerzo en satisfacer los deseos de todos, más de lo que se imaginan aun remotamente. Arriba trato de reír, pues no quiero mostrarles mis penas.

Más de una vez, después de recibir una sarta de recriminaciones injustas, le he dicho a mamá: "No me importa lo que digas. No te preocupes más por mí, que soy un caso perdido". Naturalmente, enseguida me contestaba que era una descarada, me ignoraba más o menos durante dos días y luego, de repente, se olvidaba de todo y me trataba como a cualquier otro.

Me es imposible ser toda melosa un día, y al otro día dejar que me echen a la cara todo su odio. Prefiero el justo medio, que de justo no tiene nada y no digo nada de lo que pienso, y alguna vez trato de ser tan despreciativa con ellos como ellos lo son conmigo. ¡Ay, si solo pudiera!.

-------------


Nunca había oído hablar de este libro hasta que lo leí creo en el blog de Amelche. Se sorprendió de que no supiera de quien hablaba y estas Navidades puso remedio a ello.

No voy a hablar de Ana Frank, solo repetiría lo que hay en la red, ni tampoco del relato en primera mano de lo que le tocó vivir durante la guerra y que quedó reflejado en estas páginas. Lo que más me está impactando del libro es conocer a una niña de 13 años, sus pensamientos, sus sentimientos, su carácter, su angustia, ...

Este ha sido uno de los apuntes en los que más me he idenficado con la personalidad de Ana. Me sorprendí gratamente saber que ella fue una aficionada a la mitología griega y Romana (como una servidora), estudiosa y rebelde.

Todavía no he terminado el libro, pero es lo ultimo que veo cuando apago la luz por las noches y lo primero que me saluda por las mañanas. Por alli donde esté Metis siempre le acompaña Ana metida en el bolso...



17 comentarios:

LILOO dijo...

Dentro de dos semanas voy con unos amigos a Amsterdam, allí está la casa de Anna Frank, ya te contaré (si hay consenso para verla, que con ésto de ir en grupo nunca se sabe...) si merece la pena...

Un besote

Bohemia dijo...

sin duda una buena compañía...

Un abrazo Metis, un abrazo Anna...

xnem dijo...

Ummmmh! Que mala memoria tiene señorita!, amelche le pegó la bronca porque creía que hacía broma cuando dijo que no conocía a Ana. Y no fue en su blog.
Le dije que el libro le gustaría, porque es un gran libro, de una gran escritora. Un gran escritor es alguien que dice lo que piensa, si lo que piensa tiene mucho sentido, aunque tenga 13 años o aunque viva en una isla.
Yo en ocasiones lloro cuando termino un gran libro. A la noche siguiente ya no estaré en ese lugar, con esos personajes, que aunque antipáticos -algunos- al final se hacen encantadores. El día que terminé el diario de Ana lloré y acto seguido deseé ir a esa casa.
Cuando subía las empinadas escaleras las piernas me temblaban.

liloo; merece la poena.

María dijo...

Estoy con X. Presencié la conversación, y partió del blog de Xnem.

Cambiando de tema, creo que todo el mundo ha sido Ana Frank en algún momento de su vida. ¿Sabes? el año pasado encontré en una biografía de Audrey Hepburn partes de la misma historia. Ella tenía la misma edad que Ana y por entonces también vivía en Holanda, porque su madre pensaba que el país se mantendría al margen de la guerra. ¿Los bombardeos que aterrorizaban a Audrey serían los mismos que le daban miedo a Ana? ¿Y los paracaidistas que caían a la afueras?
La historia de Ana Frank me pareció muy dura en cuanto la leí, pero siempre había mantenido un mínimo de esperanza de que algo de lo que contaba no fuera verdad. Al leer la biografía, vi que todo eso le pasó de verdad a toda esa gente.

TOROSALVAJE dijo...

Que bien se siente uno verdad cuando encuentra un gran libro.

Me alegro de que lo disfrutes.

Besos.

Waipu Carolina dijo...

Hola!!!
Una maravilla este libro, por es razón me imagino ganó tanto prestigio. No solo son sus vivencias de la época o le que tocó vivir , sino su forma de comunicarse con las palabras.

Yo lo leí la primera vez cuando tenía unos 14 años y volví a leerlo hace unos años. En este viaje a Amsterdam estuvimos en su casa, vi su habitación, sus letras de verdad y cuando escuché
parte de sus historias en forma oral lloré como una idiota...joan jordi no entendía que pasaba.
En nuestro blog allí está ella en un ladito como nuestra invitada especial.
Muy bueno el trozo que nos transcribes...
Y por cierto

Graciassssssssssssssss por el punto de libro, que feliz fui al recibirlo.
Besotes

De cenizas dijo...

Pues yo le tengo "cierta manía" al libro en cuestión, sin haberlo leído. En la época franquista, cuando una muchacha ya era "mayor" se le permitía leer "El diario de Ana Frank" y a los chicos "El diario de Daniel" (éste sí lo leí, y vaya....)
Por lo que decís, al final, va a resultar que vale la pena...


besos

METIS dijo...

chicos, tienen razón, partió del Blog del señorito, pero eso no es lo importante, aunque gracias a ello ahora estoy leyendo el libro. Y mil gracias a la profe, que no se como pagarle la gran alegria que me dió.

Creo que ahora una de mis proximas metas turisticas sera amsterdam, si bien no decido yo sola, pero no me importaria para nada.

tengo pena de que este libro acabe pronto y sobretodo tengo miedo al final. Anna se ha convertido ya en una gran amiga.

besos a todos

mossèn dijo...

hace poco pasee por su casa ... salut

principito dijo...

Me ha sorprendido este fragmento. Creía q su diario hablaba más del día a día sin profundizar realmente en los sentimientos para con su familia.

Paradojicamente, ese mismo fragmente, podría haber sido escrito por cualquiera de nosotros en alguno de nuestros respectivos blogs.

Tan lejos y sin embargo tan cerca.

Un besito metis.

Robertinhos dijo...

no lo he leído, ya que siempre imaginé lo que podía explicar. Una elección erronea?

Merche Pallarés dijo...

El Diario de Ana Frank lo leí con 15 años y tambien me impactó. Me alegro que los jovenes lo hayais descubierto de nuevo. Como yo vivía en Canada en la época, conocí a muchos supervivientes del holocausto que tambien tenían muchas historias que contar pero por lo menos eran supervivientes... Otro libro que me impactó muchísimo sobre este tema fué "Mila 18" de Leon Uris que trata de la resistencia judia en el gueto de Varsovia. Si has visto la pelicula "El Pianista", te encantará este libro. Besotes, M.

METIS dijo...

creo que si robertinhos, yo me esperaba un libro que hablara basicamente de la guerra, pero no, habla mas de vida cotidiana y sentimientos, dentro de lo que cabe, en un escondite de judios. Te lo recomiendo.

merche, ví el pianista, pero demasiado dura para mi. pero me anoto el titulo, gracias por la recomendacion.

besoss

Tondo Rotondo dijo...

Una abraçada !

Darrerament he estat una mica desconnectat però sempre és bo retrobar blogs amics com el vostre, fet amb dignitat i bona lletra!

Tondo Rotondo dijo...

... veig que vas fent els deures que vas trobar-te sota l'arbre de Nadal...

MentesSueltas dijo...

Y si es impactante la historia, por la niña y el entorno...
Un abrazo
MentesSueltas

amelche dijo...

Llego tarde al debate (estoy resfriada y esta semana me he acostado pronto por las noches para no acabar de caer, al final he conseguido resistir)pero tienen razón Xnem e If, que fue en el blog de Xnem este verano, cuando contó su viaje a Amsterdam. Pero eso es lo de menos, lo importante es que has aprendido algo. Me alegro de que te guste.

En cuanto a Ana, supongo que debe de ser difícil estar tanto tiempo encerrada con tanta gente, sin intimidad, en un sitio tan pequeño. No leo diarios de gente de 13 años todos los días, pero sí los oigo hablar entre ellos, me cuentan cosas... Y es asombroso a veces.