domingo, 21 de marzo de 2010

el último, lo juro.

"Tu ne quaesieris (scire nefas) quem mihi, quem tibi fienm di dederint, Leuconoe, nec Babilonios temptaris numeros. Ut melius quicquid erit pati!
Seu pluris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam, quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare Tyrrenum, sapias, vina liques et spatio brevi spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit invida aetas: carpe diem, quam minimum credula postero."

Horacio, Odas 1.11




"No busques el final que a ti o a mí nos tienen reservado los dioses (que por otra parte es sacrilegio saberlo), oh Leuconoé, y no te dediques a investigar los cálculos de los astrólogos babilonios. ¡Vale más sufrir lo que sea! Puede ser que Júpiter te conceda varios inviernos, o puede ser que éste, que ahora golpea al mar Tirreno contra las rocas de los acantilados, sea el último; pero tú has de ser sabia, y, mientras, filtra el vino y olvídate del breve tiempo que queda amparándote en la larga esperanza. Mientras estamos hablando, he aquí que el tiempo, envidioso, se nos escapa: aprovecha el día de hoy, y no pongas de ninguna manera tu fe ni tu esperanza en el día de mañana."


12 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Pues eso.
Carpe Diem.

Besos.

Mitsu dijo...

¿En qué barco se enrola señorita? En el otro brazo, en el bíceps, debería tatuarse: AMOR DE MADRE.
¡Que los vientos le sean propicios!

Si en alta mar nos encontramos, en el abordaje no habrá piedad, sólo... ejem, ejem...


:)

Merche Pallarés dijo...

Eso, querida Metis, carpe diem... Besotes, M.

MeTis dijo...

Mitsu, en el otro brazo ya llevo a mis dos niñas, recuerda?

usted no sabe eso de "no hagas la guerra sino...". cuidese la pata de palo.

:-))

Striper dijo...

Uhh piratas Y todo!!

amelche dijo...

Pero si eso no hacía falta tatuártelo, ya lo sabías.

Aldabra dijo...

vivir el instante.
bicos,

xnem dijo...

Vaya por dín cambió a Paulo Coelho por Horacio! esto mejora.

Al final parecerá Annie Frank o la Lydia que cantaba Groucho.

“Lydia, la mujer tatuada
...la más gloriosa criatura bajo el sol. Lydia, los pliegues de tu piel ocultan y revelan la historia del mundo. "Encontré una isla entre tus brazos, una nación en tus ojos; brazos que atan, ojos que mienten." Lydia, no es casualidad que lleves en tu espalda el peso del naufragio del Hesperus, de la batalla de Waterloo. Lydia, y también Thais, Du Barry, Washington, Buffalo Bill, Garbo... todos, todas, todos contra todos en tu piel que es el límite de lo cognoscible. Lydia, frontera del conocimiento, América salvaje, signos que por ser ajenos al tiempo lo son también al espacio. Lydia universo, Lydia sierpe (sí, siempre, no siempre, burros)entre mis huesos delirante, Lydia reina del color vuelto lumbre. Lydia mazurca, baila para que los astros resientan sus anacrónicos ritmos. Lydia Godiva en pijama, Lydia inmensa (inmenso es epíteto de tus caderas), Lydia destello.
… Días de infancia, limonada, romance. Dicen, Lydia, que te conoció en la feria mundial de 1900, rebajada de 1940. Y que tu canción hubiera sido censurada si no te casabas al final con un hombre que pusiera límite a tu goce. Hay cosas que no cambian. “ …

FrAn dijo...

"Más vale sufrir lo que sea..." Lo apuntaré!!!





Besos

Arkadas de Hipokresia dijo...

PRECIOSO en mayúsculas. Me ha dado mucho que pensar. Gracias

jacob dijo...

Hola!!

Permiteme presentarme soy administrador de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría poner el link de tu blog en mi directorio y así puedas tener una opcion mas a incrementar tus visitas a diario.

Esperando su pronta respuesta

Jacob.
jacob.cm@hotmail.com

Franki dijo...

Estoy contigo, pero aveces las circunstancias me superan:(...lo volveré a intentar:)
Una abraçada