jueves, 18 de marzo de 2010

divagando...: confianza


Mismos miedos que se repiten demoledoramente en mi mente. Inútil controlarlos, demasiado tiempo arraigados en mi interior, incrustados a base de certezas en mi alma. ¿Cómo desecharlos cuando la duda y la sospecha inundan de nuevo mi alma, anegando la poca seguridad que pude recolectar? ¿Cómo?. No sirven unas parcas palabras de consuelo balbuceadas a modo de justificación, cuando las mismas han sido escuchadas demasiadas veces, déjà vus atascados en una noria que da vueltas y que vuelve invariablemente al principio...

Ya no conozco la palabra confianza. Demasiadas veces fustigada en mi vida hasta reducirla a una serie de letras sin sentido para mi, una quimera de mi olimpo negado. No, no confío en nadie. Ni tan siquiera en mi misma, pues no soy poseedora de mi control, sino ellos. Pero mucho menos en tí. Y me río cuando piensas que no me daré cuenta, y campas a tus anchas de sábana en sábana.

Bastardos mentirosos, ojo por ojo...

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Yo no confío ni en mí.

Besos.

Striper dijo...

Confiar.. Se cauta nada mas tampoco se consigue nada desconfiando.

Marina dijo...

Mal momento para hablar de desconfianza...acabo de confiar...y creo que me ha salido bien.
Besos

Por cierto: y diente por diente.

Aldabra dijo...

creo que hay que confiar, una y mil veces sí, porque un acierto vale por todos los fracasos.
biquiños,

Franki dijo...

La confianza esta en el mismo bombo que la desconfianza...no hace falta que creas o no en ella...esta ahí aunque aun no conozcamos sus resultados
Petons