martes, 22 de septiembre de 2009

katia cardenal



.
no las tengo rotas...

simplemente ya no las tengo.
.
.
.

9 comentarios:

el cielo dijo...

Tranquila, yo tampoco.

amelche dijo...

Pero tienes pies para irte al Camino... :-)

TORO SALVAJE dijo...

Igual te salen otras.

Verás como si.

Besos.

xnem dijo...

Vaja otra jamón Serrano! Pata Negra!

Yo creo que un par de manos y la frente despejada bastan.

Striper dijo...

Niña slas tienes no te nirgues a verlas.

Franki dijo...

Aveces las alas sirven para caer de mas alto. Mejor valorar los medios con que contamos:)
Una abraçada

moderato_Dos_josef dijo...

Quizá creas que ya no las tienes pero siempre estarán ahí, si tú lo deseas...
Un abrazo!

misnotasdecine.blogspot.com dijo...

Hay muchas cosas en la vida que pueden simplemente hacernos bajar nuestras "alas"; se rompen, se queman, se mojan, puede pasarle de todo a nuestras alas, pero si aun con todo esto conservamos nuestras ganas de volar, aún hay esperanza.

"Mariposa de Alas rotas", tema que describe el dolor, pero a la vez la esperanza de seguir

Bohemia dijo...

tranquila, las alas son como las colas de las lagartijas, suelen salir otras, lo que pasa es que igual te salen en los talones, para que te ayuden a despegarte del suelo con más impetu...

Bss