sábado, 4 de junio de 2011

penitencia


Quiero adormecer a golpes mis sentidos,
rebanarme la garganta presa de gritos ahogados,
  expiar mis pecados llevando hasta la extenuación
cada poro de mi cuerpo exhalando culpas...

Sangro, pero no muero,
y ello me enfurece más
y me reitera en mi penitencia...
o Tú o Yo.
.
.
.
.

6 comentarios:

De cenizas dijo...

Querer no es pecado, y no ser correspondido, menos. No son culpas lo que se paga, sino el peaje de la autopista del enano cabrón con alas y el arquito con flechas que se las podría clavar donde yo le diga...¡Coño, qué mala puntería tiene el HP!
(no me refiero a Hewlett-Packard) :)

Debes elegir: tú o tú.


besos

MeTis dijo...

entonces DECENIZAS, me quedo contigo.

:)

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso! Duro, desgarrador pero precioso. Fomenta más tu lado poético querida Metis. Muchos besotes, M.

amelche dijo...

Creo que De cenizas tiene razón. No es culpa tuya, son cosas que pasan.

TORO SALVAJE dijo...

Coincido con Merche.
Deberías escribir más poesía.

Besos.

eva-escort madrid dijo...

Llevar a cabo una penitencia siempre es mala para el que se la plantea, que es el que la sufre. Odio regalarme penitencias porque me parecen inútiles pero seguramente las enmascaro llamandolas retos.