miércoles, 4 de junio de 2008

city


Dado que no podía ir a las entrevistas de selección, el padre de Gould hacía que las candidatas rellenaran un cuestionario que él mismo había elaborado y que hacía que le mandaran por correo, reservándose el derecho de seleccionar a la nueva ama de Gould según las respuestas obtenidas. Las preguntas eran treinta y siete, pero muy pocas veces las candidatas llegaban hasta el final. Por regla general se detenían en la decimoquinta ( 15. ¿Ketchup o mayonesa? ). A menudo se levantaban y se marchaban después de haber leído la primera ( 1. ¿Podría la candidata reconstruir la cadena de fracasos que han hecho que hoy, a su edad, y estando en el paro, aspire a un puesto de trabajo escasamente retribuido y no exento de incógnias? ). Shatzy Shell colocó sobre la mesa las fotografías de Eva Braun y de Walt Disney, metió una hoja en la máquina de escribir y tecleó la numero 22.


- Léeme la ventidós, Gould.

- Pero es que tendrías que empezar por la primera.

- ¿Y eso quién lo dice?

- Tiene el número uno, se empieza siempre por el número uno.

- ¿Gould?

- Sí.

- Mírame bien a los ojos.

- Sí.

- ¿Tú crees de verdad que cuando las cosas tienen un numero, y una de ellas, en particular, tiene el numero uno, lo que tenemos que hacer, lo que tú tienes que hacer, y yo, y todo el mundo, es empezar precisamente por ella, por la única razón de que ésa es la cosa número uno?

-No.

- Fantástico.

- ¿Cuál querías?

- La veintidós.

- Veintidós. ¿Podría la candidata recordar lo más hermoso que le fue dado realizar cuando era niña?.

("city" de Alessandro Baricco)

---------------------------------


hace unos días el señorito escribió sobre este libro. casualidades de la vida, mis compañeras me lo regalaron para sant jordi.
hoy me pregunto porque tienes que empezar por la uno, porque no la saltas y vas directamente al numero que te lleva a mi, sin esperar esos dos años ignorados de alegrias y sonrisas. Porque hay que seguir las pautas que nos marca la vida, cuando deberiamos ser nosotros mismos quienes dibujasemos el camino de nuestro propio destino.

26 comentarios:

zel dijo...

Hacía días que no podía entra en tu blog! por fin hoy pude pasar y leer, te añoraba!!!! Voy a seguir leyendo...Besos!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En ocasiones, el orden matemático conduce, directamente, al caos.

TOROSALVAJE dijo...

Tiene buena pinta ese libro. Tomo nota.

Besos.

Striper dijo...

Pues si las pautas te las puedes marcar tu siempre con respeto a los demas.

Juanjo dijo...

Una gran sugerencia. Un beso.

De cenizas dijo...

P.d
Vaya como ejemplo.

Besos.

Hola wapisima, ya ves que he empezado por el final, por eso de saltarse el orden establecido.
Me ha gustado eso del "número que te lleva a mí" ¿El del telefóno?
Tú eres el mismo número que el de la calle donde vives.

elogio_del_horizonte dijo...

Hola Lina!!!!!!
Me parece que me voy a comprar este libro.
Me apunto a lo del menu, ya me dices cuando te viene bien ok???
Un besito Lina

Daniela dijo...

Metis...interesante libro, sobre todo lo del Veintidós, son tantas las cosas buenas que me han pasado con el numerito. También lo voy a comprar.

Besos.

Bohemia dijo...

A veces no es tan facil dar ese salto...

BSS

PD: Esta noche voy a ver "La niebla"...me apetece a ver que tal...me intrigó lo que me dijiste del final...

amelche dijo...

Yo me salto siempre las preguntas en los exámenes. Hago primero las que me gustan o las más cortas para ir más rápido, (a veces, las más largas, para luego hacer las cortas cuando quede menos tiempo), en fin, que rara vez voy en orden. Tampoco voy en orden cuando doy clase: salto la gramática por algo más light si es a última hora, hago un poco de aquí y un poco de allá para que haya variedad y no nos aburramos, de repente, tenía planeada la clase de una forma y acabo explicando otra cosa porque me lo han preguntado... Me gusta leer la primera página y la última de un libro antes de leerlo entero. (Y es posible que, si no me gusta el principio ni el final no me lo compre ni lo lea.) En resumen, que soy un poco caótica. Sin embargo, yo nunca empezaría por la pregunta 22, sino por la 23. Para empezar por el 22, empiezo con el 1, que me gusta más.

Javi dijo...

Hola¡¡ como va eso?? Bueno y... tan bien esta este libro?? Mira que me lo voy a tener que comprar y todo jejeje.

Mitsu dijo...

Metis, por ese único motivo, no, claro. Pero en ocasiones es ineludible la odenación numérica. Por ejemplo, si pongo en orden mis afectos, ¿te puedo poner en el nº 22? Sólo el uno evoca la emoción que me provoca la visión de tu boca. ¿ O no?

salut!!

Imagine Photographers dijo...

No se quien dijo, que el destino facilita las cartas y nosotros debemos jugarlas....
Parece interesante si me animo igual lo compro.
Un beso

escorpiona dijo...

Y cada quien debería elegir por donde empezar a dibujar su destino...

Saludos guapa

Chau

Merche Pallarés dijo...

¡Me encanta el nº 22! Besotes, M.

brujaroja dijo...

Dibujamos siempre el camino de nuestro propio destino. La faena es que la mayor parte de las veces, las señales nos pasan totalmente desapercibidas...

Ludovica dijo...

JAJAJA, Amelche, hago más o menos como tú. Me leo primero la primera página de los libros, de todas formas, casi nunca le encuentro el sentido así que tanto da leerla.

BIPOLAR dijo...

Intuyo: El señorito es el que te ha roto el corazón.

El señorito: exige meticulosidad en la relación, pero escribe con orden mimético.

Metis piensa: ¿por qué no hizo lo que escribe? ¿por qué tuvo que ser tan rectilíneo y cuadricualdo en nuestra relación?

Si no es así, todo lo que he deducido con mi aplastante lógica, esque no he entendido nada de nada.

BIPOLAR dijo...

Quería decir, que El señorito promueve el desorden en vez del orden mimético.
¡Qué lío¡¡ Esta relación me está afectando!

Metis dijo...

bipolar... no se si borrar o tu com o dejarlo para que lo lea el señorito... siento decirte que NO, que estas completamente equivocada, nada tiene que ver una cosa con la otra y no es él precisamente, jajaj.

Bohemia dijo...

siiii Metis...ya la vi...y es cierto, ese grito te rompe por dentro...una muestra más de que no hay que rendirse tan pronto, que hay que luchar hasta el final...
Me gustó mucho, un besote guapa

amelche dijo...

¡Ja,ja,ja! Yo no sé quién es, pero seguro que el señorito no. Si estamos hablando de Xnem, porque el otro será otro señorito.

Mitsu dijo...

buenoooooooooooo¡¡¡¡¡¡¡

salud¡

Mary dijo...

BUENA SUGERENCIA.

PASE A CONOCERTE¡

xnem dijo...

Señorita metis vaya par de d2s, Shatzy Shell –nada que ver con el de las gasolineras- y el pequeño Gould.
Y como domina los diálogos y las situaciones mas inverisímiles este señor Baricco.

Venga papel y lápiz y a dibujar.

Por cierto estoy leyendo un interesante libro –de peso- que lleva sus huellas dactilares, no le he escrito antes porque para variar ando mas liado que la zapatilla un romano. Pero me disculpo porque hace día quería hacerlo sin ánimo ni tiempo real para hacerlo, cuando t6enga un suspiro le digo un par de cosas solo para sus ojos.

Pero gracias de TODOS modos.

digler dijo...

yo creo que el orden de los factores es lo que menos importa para lograr lo que se busca

buscaré ese libro