domingo, 16 de marzo de 2008

cementerio Judio de Budapest

Todo el mundo conoce la historia de Oskar Schindler, el famoso alemán (checo?) que durante la Segunda Guerra Mundial salvó la vida a unos 1.100 judíos del holocausto mediante contratos laborales en su fábrica de artículos. Y yo os pregunto ahora ¿Alguién conoce quien fue Angel Sanz Briz? o de hecho, si no fuera por Steven Spielberg, ¿Conoceríais la hazaña del sr. Schindler? ¿Por qué fue tan importante él para que el director plasmara su vida en un film y no fuera Sanz Briz el escogido para tal homenaje?

Angel Sanz Briz fue un diplomado español enviado a la embajada española de Hungría durante la segunda guerra mundial, cuando todavia no se había puesto en practica el exterminio en dicho pais. Pero Alemania no tardó en fijar sus objetivos en la ciudad, por lo que la maquinaria del genocidio se puso en marcha. Sanz, contrario a las ideas nazis, no tardó en prestar ayuda a todos aquellos judíos ya estigmatizados. Gracias a su labor de diplomado y a la autorizacion del gobierno español, pudo expedir documentos españoles a judios con lo que se aseguraba la defensa de todos los empleados judios (ahora españoles) de la embajada por parte de las autoridades Húngaras. Así, proporcionó salvaconductos o pasaportes a unos 200 judíos (número máximo permitido). Un plan muy bien meditado, pues esos 200 judíos se convirtieron en 200 unidades familiares y de ahí las familias se multiplicaban indefinidamente con lo que al final el numero de judios que hoy en día tendrían que darle las gracias sería cifrado en unas 5.200 personas. A todas estas personas las alojaba en edificios que conjuntamente con judios amigos, alquilaba en bloque entero, y asi, bajo dominio de la Embajada española (solo en teoria, pues en realidad eran escondrijos), eran respetados por su condición de empleados españoles. Se cifra que envío a Tanger (en aquella epoca de dominio español), a unos 500 niños judios también.

Posteriormente, ante la próxima caida del regimen aleman en Budapest, Angel Sanz Briz fue trasladado a otros paises, pero dejando al cargo a Sr. Perlasca la labor de seguir expediendo documentación falsa en su nombre.
Y yo me pregunto, ¿ Si Angel Sanz Briz llegó a salvar al vida de unos 5.200 judíos, que fue lo que vio Steven Spielberg en Schindler, que tan solo llegó a proteger a unos 1.100 judíos, para que fuera éste último el escogido para llevarse toda la gloria de los "Justos entre las Naciones"(1)?


(1) "Justo entre las Naciones" es un honor que concede el Museo del Holocausto a personas no judías que se arriesgaron por el bien de otros durante este período tan triste de la Historia.


Cementerio Judío de Budapest (también llamado Cementerio de los Héroes)


En el centro del recinto también se encuentra el conocido Sauce llorón de plata, un árbol eregido por Imre Varga en homenaje a los 600.000 hebreos muertos durante el holocausto.


Es un arbol hecho de hierro con nosecuantas hojas y en cada una de ellas esta el nombre de un judio victima del exterminio nazi. La verdad es que me impresionó bastante ver la cantidad de nombres que allí habia.



Sentí tambien un profundo respeto al ver esta tumba homenaje a Raoul Wallenberg, otro Justo entre las naciones, entre otros. Dicen que ahi lo tradicional no es llenar el nicho de flores, sino dejar una piedra como señal de respeto. Aproveché cuando mis compañeros se dirigian hacia la salida para hacer lo propio. Y le dí las gracias. Su voluntad de ayudar no quedará en el olvido en lo que a mi se refiere.

13 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Gente como esa merece toda mi admiración y respeto.

Eso pasó hace casi 70 años, el mundo ha cambiado mucho, no sé yo si hoy en día habría personas como ellos que se arriesgaran por salvar la vida a los demás. Me temo que el materialismo nos ha hecho cobardes a todos.

Hablo de Palestina, Irak, Guántanamo, Cuba, Corea del Norte, etc., tampoco sé si con Stalin (el mayor genocida de la historia, sólo en Ukrania mató más de diez millones de personas) hubo muchos que se arriesgaron, supongo que sí, que igual que hubo héroes contra el nazismo, los habría contra el stalinismo. Lo que ocurre es que Stalin ganó la guerra, y ya sabemos que la historia la escriben los vencedores.

Siempre odié a Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet, etc. , y sigo odiando sus ideas y lo que representan, pero con el tiempo aprendí que personajes como Stalin, Mao, Pol Pot (jmeres rojos) y otros dictadores de izquierda, bajo la bandera del progresismo han asesinado tanta o más gente que ellos.

En honor a la verdad.

Besos.

Striper dijo...

Sinceramente desconosco la respuesta, pero tambien desconocia esta admirable historia.

escorpiona dijo...

He estado mirando las fotos de tu viaje, hermosos lugares visitaste y también nos compartes algo de historia y valentía...Gracias

Saludos guapa

Chau

xnem dijo...

Me gusta esa costumbre bella y austera de colocar piedrecitas en las tumbas.

amelche dijo...

Aún está por descubrir lo que hicieron muchos héroes anónimos españoles durante la segunda guerra mundial.

METIS dijo...

toro, cualquier aspiraciona dictador habría que aplacarla, pues eso significaría someter el poder a la voluntad de un sola persona, y dudo que ésta sea en beneficio de la sociedad. son nombres diferentes pero podria resumirse perfectamente a un mismo denominador comun.

Puede que haya muchas personas en el mundo dispuestas a dar su vida por el bien de otras, pero creo que sus hazañas son voluntariamente silenciadas para no dar ejemplo, porque imaginate como seria para los "mandatarios del mundo" el que hubiera muchas personas revolucionadas e implicadas en el servicio a los demas. No les convendría sinceramente.

De cenizas dijo...

Una página más de la historia de la insensatez del género humano.
Tus fotos y tu texto... un reportaje fantástico.

besos

principito dijo...

Impresionante historia. Supongo q como Ángel, habrá infinidad de héroes anónimos. Creo q la cantidad de vidas salvadas es lo de menos, con tal de haber salvado tan solo una ya debería de ser un "Justo entre las Naciones".

Besitos metis.

De cenizas dijo...

Pobresitaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Pero bueno... el circulo, trerá vacaciones, alegrías... ahora toca resignarse...


besos de ánino¡¡¡

Merche Pallarés dijo...

Sí yo sabía la historia de Angel Sanz Briz. Creo que le rindieron un homenaje en Israel pero, claro, no le han hecho una pelicula... Pero, ahora, tenemos que pensar en los palestinos. Lo que está pasando no tiene nombre. Es de una gran, gran injusticia. Y el mundo no dice ni mú. Ellos son los nuevos judios masacrados y nadie les protege ni les dan salvoconductos para que escapen de su infierno. Muy INJUSTO. Besotes, M.

Javier Cid dijo...

No conocia la historia, no. Me alegra saber que al menos hubo alguien que se preocupó, como Angel Sanz Briz y Oskar Schindler.

Besitos querida Metis...

Waipu Carolina dijo...

Un post super interesante y muy sentido.
A nosotros siempre nos entremece estas historias, esta parte de la historia que parece mentira que ocurriera.
Muchas personas quedaron en el olvido..víctimas,salvadores,
verdugos...pero yo siempre prefiero conocer esos casos maravillosos de seres humanos que pusieron su granito de arena para salvar a un amigo, a un hermano, a una persona desconocida pero que es persona.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Las embajadas de Francia, Grecia y Suiza también ayudaron a los judíos; fueron labores diplomáticas en la sombra, heroícas, que salvaron la vida a miles de personas.
Hace cosa de un mes, vi una película (creo que de producción italiana) que relataba muy bien las dificultades que tuvo el Conde Perlasca para garantizar la seguridad de los judíos en la embajada de España. (Como siempre era en la "Dos" y a esas horas a las que estás a punto de quedarte sopa porque curras al día siguiente).

Dentro de estos actos que han caído en el olvido, yo misma reconozco que no soy capaz de recordar el nombre del embajador de España en Grecia por aquellas fechas: pero una noche, los barrios cercados en Siracusa ya estaban conectados por vía férrea y se disponían a deportar los primeros vagones llenos de cientos de judíos sefarditas hacia un campo de concentración. Cuando el embajador español se enteró, salió de casa en pijama y se puso delante de las vías del tren para impedir que arrancara.

Se merecen más que una película... cuando escuchas estas cosas se te ponen los pelos de punta.

Y es que las batallitas que han pasado a mejor vida no nos hacen justicia. También en aquellos años, los republicanos que lograron librarse de Mathaussen... LIBERARON PARÍS!!!!


Saludos
Mahia

www.amanoamada.spaces.live.com