jueves, 7 de junio de 2007

divangando...: moto


Me encanta ir en moto de copiloto. Esa sensación de irrealidad, de ir en una burbuja flotando viendo pasar los árboles a la misma velocidad que los pensamientos. Ése es el mejor momento para que ellos cobren vida propia, y yo les dejo libres, porque esos son los inofensivos, los que disfrutan de la velocidad como yo. Y si cierro los ojos puedo hasta verlos equiparando su sonrisa a la mía. Y si acelero ellos se agarran fuertemente a mi espalda para no caerse y me pegan algún que otro pellizco. Entonces reduzco bruscamente y se dan de bruces unos contra otros y les veo amontonarse mientras sonrio maliciosamente. Ya se vengarán después!.

A veces tengo que contenerme para no abrir los brazos en cruz e imitar a Kate Winslet en Titanic. "otra turista loca" pensarían si me vieran así y riéndome a carcajadas. De echo tengo que contenerme para no cerrar los ojos y experimentar en este momento esa misma sensación. Pero no notaría el viento en la cara, mis rizos agitados ni mis pensamientos agarraditos a mi cintura...
.

21 comentarios:

Robertinhos dijo...

las mejores experiencias siempre tienen los elementos de la naturaleza como coprotagonistas.

La sensación de libertad que da sentir el viento acariciar t rostro es muy difícil de imitar

De cenizas dijo...

Me identifico con tus sensaciones, pero lo que no haría nunca, cosas de no ir de copiloto, es dejar el manillar, abrir los brazos y cerrar los ojos... quien nos abrazaría sería la Parca... y no es plan.
El texto, de antología, precioso.(como la autora)

besos de 1000cc

xnem dijo...

Fiuuuuuuh!

Hoy veo que hay post veloz.
Yo he andado tanto de copiloto como de piloto en mi Yamaha colorá. Pero hace mucho ahora, prefiero, la bici para pasear y el coche para viajar.
De copiloto tenía una novieta que le gustaba ponerme a prueba, se ponía a 160 por la autopista para que me agarrara fuerte, y la verdad la cabeza se me iba para atrás.

Por cierto este chico de la foto se parece mucho a mi cuando no llevaba barba.

María dijo...

Hace de años que no voy de copiloto en moto... un día de éstos me subiré a ver qué pasa.
Un abrazo!

amelche dijo...

Metis: Tú agárrate bien, no sea que te caigas en una curva. Además, aprovéchate del piloto, para una vez que tienes excusa... :-)

lentejo dijo...

yo doy fe de que le gusta ser copilota.

jiji, pero luego siwwempre dice... ! no corras!.


mmm. Puede que te de otro paseito alguna vez. :). Ya tengo ganas!

METIS dijo...

chicos, el proximo que vaya en moto que habra los brazos y me lo cuenta¡¡¡¡


AMELCHE, al piloto no tocarlo mucho, no sea que se emocione, verdad lentejo?? jeje.


BESOS A TODOS

Javier Cid dijo...

yo solo fui una vez de copiloto en una moto. Tenía por aquel entonces 9 años, fue una sola vuelta al garaje, y... casi me cago. Por aquel entonces era desconocedor del vértigo que tenía, pero cuando se inclinó la moto para tomar una curva... descubri las espantosas sensaciones de angustia que provocaba aquello en mi.

Poco a poco he ido enfrentándome a mis miedos y venciéndolos, y el vértigo es algo que por fortuna estoy aprendiendo a controlar. Así que cualquier dia de estos (15 años despues) intentaré ir de copiloto en una moto y cerraré los ojos y abriré los brazos (mientras tarareo la banda sonora de Titanic). Y ya te contaré la experiencia.

1 besico mi querida Metis.
(tengo noticias que contarte)

TOROSALVAJE dijo...

Yo era peor.

Recuerdo madrugadas volviendo en moto y abriendo los brazos en cruz, cantando a pleno pulmón, y...., no iba de copiloto, conducía yo.

Vivo de milagro.

Besos.

Equilicua dijo...

Tú pegadita, formando bloque.

Echo de menos los veinte años, la motillo, conducir sin casco, ... hasta la lluvia. :) A veces cogía unas mojadas brutales.

La última vez que paseé en moto por Ibiza, Salóndesol no conocía esa faceta mía y vino con miedo. La verdad es yo iba con chanclas y hacía la pera de años que no subía a una moto. No lo disfruté, no era plan.

Hace unos meses, mi sobrino me dejó probar la suya. Paseé a todos los críos y sobrinos varios. Ahí sí. Más de uno pasó miedo. :)

En medio hubo un scutter de esos de la niña mayor, pero no cuenta.

Tendré que esperar al crío, que todavía va por los nueve añitos.

¿Quien dijo que tener familia y disfrutar la moto no era compatible?

Lena dijo...

LLevo mal lo de ser copiloto en una moto; siempre terminaba con los ojos llorosos y las lentillas más secas que una uva pasa. Ni las motos están hechas para mi ni yo para las motos.
Me quedo con la sensación de libertad de Kate Winslet ;))
Buen fin de semana cosa guapa!
Un besin,
Lena.

METIS dijo...

JAVIER, ya me asustas, cada vez que me dices que me tienes que contar algo es que has encontrado alguna pajara nueva...


EQUILICUA, ah pero no tienes veinte años???


besos a todos

METIS dijo...

por cierto, yo recuerdo cuando era pequeña y me subia a la campera de mi padre para ir a casa de mi abuela..
el pueblo estaba en lo alto de una montaña, con una carreteria estrecha al lado de un acantilado. Mi padre siempre me reñia porque cuando el se tumbaba a la izquierda para un curva, yo desde detras me giraba a la derecha por miedo a que la rueda de detras patinase y nos cayeramos. No entendia que eso esa precisamente lo que nos podia pasar si me tumbaba al reves que mi padre.. Una vez me hizo bajarme de la moto y me dijo que si lo volvia a hacer iba a llegar andando. Hoy en dia sigo haciendolo.. y es que odio las curvas en una moto¡¡¡¡

digler dijo...

yo creo que no deberias esperar mas y abrir los brazos en el proximo viaje en moto, claro, si vas de copiloto...

Bohemia dijo...

Las ciudades se ven muy diferentes desde el asiento de una moto...Es agradable la sensación, la comparto contigo...

Besos

LEO MARES dijo...

agárrate fuerte a esas sensaciones.
un abrazo

Daniellha dijo...

Metis...es una sensación única, pero por favor no te sueltes, no te vayas a dar un tremendo golpe sin necesidad. Abrazate fuerte que también es muy agradable. Jaja.
Besos cariño.

Tondo Rotondo dijo...

Vigilem però amb les bombolles, doncs ens cal anar tocant realitat...

Waipu Carolina dijo...

Qué chévere esa sensación, cuando leía tu post me imaginaba a mi misma claramente en uno de esos momentos únicos de copiloto escondida de mi mami de adolescente subiendo en la moto de mi hermano.
Gracias por recordarme esas sensaciones.

Pagana dijo...

Realmente es una sensación de ir flotando! jejeje
Tengo algún que otro recuerdo de eso (sobre todo en la pierna derecha alguna cicatriz de quemadura).

Un abrazo grande!

okalak dijo...

Algun dia te contare mis rutas en moto, esos son mis momentos, solo, sabes muchas veces llego a sitios y me pregunto como ha sido el viaje no recuerdo casi nada, y son carreteras que ya conozco, pienso que alguien me guia mientras yo me pierdo dentro de mi.............
un besito metis donde quiera que estes, la viejaestacionnorte se despide.............