jueves, 26 de noviembre de 2015

olvido





Irse para no volver dicen, pero yo no puedo. Simplemente asi de sincera. NO PUEDO. Mi cabeza se voltea desoyendo a la mente y sigo buscándote. Grave error, lo sé. Así es imposible olvidar. Más ¿cómo poder enterrar algo que en su día nos hizo inmensamente felices a la par que desgraciados? Y ya no queda un París al que recurrir, ni Montblanc, ni Monterrat... Todo borrado por a saber qué, o si bien sabiéndolo ahora carecería de importancia. Somos animales orgullosos pero a la vez sabios  y creyentes de los dictámenes de la mente.  Pero siempre la tortura del ¿Y si..? que hace que volvamos irremediablemente la vista atrás  y por un instante nos olvidemos del nuevo futuro que nos espera y desearíamos poder echar a correr desandando nuestros pasos  y ,aunque fuera solo por un segundo, poder volver a sentir ese calor en el pecho que te reafirmaba que estabas en el lugar correcto que te correspondia en la vida. O puede que no, pero en ese momento no importaban las dudas, solo sentir.

Y eso era lo que yo hacía. 

4 comentarios:

De barro y luz dijo...

Querer es poder. Pero... ¿Y si ni se quiere ni se puede olvidar?
Pues eso.

ilusoulises dijo...

Olvidar es morir un poco.

Óscar Sejas dijo...

A mí me ha costado mucho deshacerme de los ¿y si? pero con el tiempo acepto que si algo no fue, no fue. Ya no me planteo qué hubiera sido.

Porque cuando algo no fue, llegaron otras cosas, puede que precisamente porque se eligió otro camino.

Aunque también te digo que vivo mi vida de tal manera que evito que se me pueda presentar un ¿y si?, valor y adelante, aunque me de contra el muro.

Salud y abrazos.

amelche dijo...

¿Y si hay que seguir viviendo porque si miras atrás, el pasado ya no vuelve?

Un abrazo.