miércoles, 27 de enero de 2010

diario y sensaciones de una peregrina (11)

12. JUEVES 26: ÁGUEDA- ALBERGARIA-A-VELHA. (16,1 km). úndecimo día.
.
Empiezo con buen pie (que no los pies, que todavía escuezen al andar). Ha dejado de llover y como la etapa de hoy es relativamente corta, me puedo permitir el lujo de un café en este pueblo, que cuenta con unos pocos servicios más que los anteriores. No hay nada que un buen café no me cure a mí. ¡Fíjate que hasta sonrío al degustarlo!. Seguramente dejaré de hacerlo cuando empiece a caminar, pero para eso queda todavía media horita. Ahora saboreo mi café, que hacía días que no tomaba (quizás era por eso mi dolor de cabeza) y dejo que el frescor de la mañana roborize mis mejillas (un apunte, cafe con leche = 0,65 euros)...

.
Día soleado y esplendido. El camino me regala para desayunar un par de manzanas y mandarinas. Hace tan buen día que la travesía sea con diferencia mucho mejor aunque siga transcurriendo por asfalto en la mayoría de los casos. Hasta me permito otra siesta al lado de una fuente al mediodía. Casi me quedo dormida. Por la tarde pista forestal de eucaliptus, pero la lluvia de mosquitos extragrandes que habitan allí hace que apresure el paso para no acabar acribillada. Una lástima, pues allí veo un tipo de setas que solo he visto en mi libro de micología. Una sorpresa. Paso por un camino de tierra que en realidad es un trozo genuino de un viejo camino medieval, con un puente romano-medieval del siglo II.
.
Llegada al pueblo y, como dije, toca salón parroquial. Al menos hay colchonetas. La ducha tendrá que esperar otro día más. Mi cabeza es una maraña de pelos, mis rizos casi parecen rastas. Pero ha sido una jornada apacible. Los pies, con la tranquilidad a la que iba apenas han dolido, solo los últimos kilómetros mi dedo se ha resentido. Me he asustado un poco al verlo, no hay que amputar por suerte, pero no se lo que tengo exactamente debajo de tanto compeed y tiritas. Solo veo éstas manchadas un poco de sangre, pero no puedo quitarme el vendaje, está muy pegado. Mientras no vaya a más por ahora el dolor puntual es soportable.
.
Mañana es antesada de otro gran ciudad, Oporto. Ademas, otras de las jornadas duras, 28,5 km. Diana a las 06:30 hs y a andar sin pausa. Seguramente notaré los pies de nuevo. Pero eso será mañana.

(jueves, 26/11/2009)

del derecho o del revés

fuente al solecito ¡que bien se estaba!


un pequeño susto, un espantapájaros que ni el mismisimo Stephen King

puente medieval

amanita muscaria (toxica, pero bellisima)

casa parroquial y lo unico que me ofrecen

6 comentarios:

Striper dijo...

Despues de un dia de caminata yo creo que ahi dormiria como un santo.

FrAn dijo...

Portugal me fascinaaaaa!!!! Siempre lo diré... Deseando que cuentes que tal Oporto, Porto o como quiera que ellos lo llamen.

Muchas gracias por tu comentario, ha sido lo que yo mismo andaba pensando últimamente...

Un abrazooooo!!

amelche dijo...

Bueno, la cama no está tan mal, en sitios peores has dormido. Y el espantapájaros... ¡Ufff! ¿A quién se le habrá ocurrido?

Merche Pallarés dijo...

Cada dia lo tengo más claro que lo tuyo, Metis querida, es LA FOTOGRAFÍA. ¡Qué preciosidad de fotos! La seta, aunque venenosa, está como para comerla. Besotes, M.

xnem dijo...

Ve como sus propias imagenes son MUCHO mejores! aún me dura el suto de la de abajo.

Franki dijo...

Me parece todo perfecto menos los mosquitos. Preciosa la amanita, aquí hay muchas:)