jueves, 30 de julio de 2009

un brindis

.

.
Descorché la ilusión y me bebí el amor;
La botella se vació y se paró el tiempo.
.
Ahora me encuentro ebria de dolor,
con resaca en el corazón y
vomitando la realidad.
.
Es lo que tiene el amar.
.
.

Me vuelvo abstemia.
.

12 comentarios:

if dijo...

Entre emborracharse y ser abstemia se encuentra el increible mundo de las catas, o el "un par de copitas en las celebraciones". O el mejor de todos, "yo solo bebo xxx".

TORO SALVAJE dijo...

Te durará poco.
Y mejor que sea así.

Besos.

Anónimo dijo...

TA

...mmm...que tal un poco de agua fresca y cristalina? no hay borrachera que una buena ducha fria no cure!! MOJATE!! ;)

Merche Pallarés dijo...

Hija, tu sufres por amor y yo ahora estoy sufriendo por esos dos pobres policias vilmente asesinados en Mallorca y por el atentado en Burgos de esos canallas, cabrones, asesinos. Vergüenza me da ser vasca... Besotes, M.

Robertinhos dijo...

mejor busca un buen vino, no?

elcielo dijo...

Abstemia de amor, no está mal...

zahoneo dijo...

es lo que tienen las resacas...

siempre decimos que no volveremos a beber...

pero pasado un tiempo...

escorpiona dijo...

Eso es lo que tiene el amar, te emborracha, te lleva a las nubes...el despertar es lo tragico...

Saludos guapa

Chau

Franki dijo...

La realidad es lo que queda después de la ilusión.
una abraçada, Metis

Anónimo dijo...

Vuelves a la bodega y busca un caldo más natural, de los que no producen dolor de cabeza.
Si lo bebes despacito cuando acabas la botella puedes rellenarla del barril.

Equilicua.

amelche dijo...

Yo creo que deberías brindar con lambrusco.

Bohemia dijo...

chin chin...

muack!!!

:o)