miércoles, 25 de febrero de 2009

pseudónimos


¿De qué le sirve a un escritor editar bajo un pseudónimo si luego la portada se encarga de hacer saber quien eres realmente?



11 comentarios:

if dijo...

Leí "El último merovingio" hace años, y me entraron ganas de arrancar las últimas páginas. La novela no es genial pero el destrozo final fue histórico. Pero sólo es una opinión.

¿Y si escribo otro blog igual que el mío, cambiando mi nombre y el orden de los post? Mmmm...

[...Alexsandra...] dijo...

opino lo mismo!!

ese libro no es tan bueno... pero igual me gusto!!...
xD


besitos y abrazos
=D

María dijo...

Yo no los he leído y, por lo visto, me puedo ahorrar el tiempo tranquilamente, pero supongo que lo de los pseudónimos es porque, una vez que la gente compra tu libro y parece que más o menos gusta, cualquiera querría hacerse famoso!!

Robertinhos dijo...

dentro de 30 años algun intelectualoide dirá "sabéis que el que escribió el último merovingio también es el autor de la sombra de dios? Sólo firmó con otro nombre" y se quedará tan pancho.

personalmente me parecen una...como dirían en USA "it sucks". Ya cuando leí "EL codigo Da Vinci" me pareció más un guión para una peli de Hollywood de pasar el rato que un buen libro. Y las secuelas que ha causado directamente ni hago el esfuerzo de leerlas.

ahora bien, gustos son colores y seguramente a otros les parecerá mierda lo que leo yo.

Un abrazo!

escorpiona dijo...

Lapsus editoriales...

Saludos guapa

Chau

Striper dijo...

Pa na guapa una tonteria como otra cualquiera.

xnem dijo...

Mire el trabajo de negro literario es uno de los mas lucrativos del panorama dietario, algunos libros escritos así luego han sido grandes éxitos al hacerse famoso el machaca.
Paul Auster, Boris Vian por ejemplo, algunos escriben con seudónimo por diferentes motivos, hacer algo de un género comercial por ejemplo, contratos, problemas con hacienda, etc

Un amiguete mío se fue seis meses a vivir a NYC con lo que se sacó haciendo de “negro”, supongo que en el contrato especifica claramente que revelar esa información te excluye directamente.

En este caso y viendo el diseño de la portada estamos hablando de literatura comercial, y para vender hay miles de estrategias.

Bohemia dijo...

jajaja...vaya tela!!! Es que a veces no se puede guardar un secreto por mas que uno quiera...

Merche Pallarés dijo...

No los he leido, ni creo que los leeré pues parecen los típicos libros comerciales yankis, explotando la vena mística/misteriosa que tan en boga está. Besotes, M.

amelche dijo...

¡Ja,ja,ja! ¡Qué discretos!

bixen dijo...

Estoy seguro que la sinonimia del nombre de él, fue cosa del autor. No así lo de publicar la "frasecilla" en portada: seguro que fue mujer; porque son incapaces de guardar un secreto, aunque lo intenten y creen misterio.