lunes, 12 de septiembre de 2011

mi desierto



Intento poner mi contador a cero pero no lo consigo. No quiero volver la vista atrás y seguir salpicándome de la mundicia que voy arrastrando, pero me asusta mas mirar al frente y divisar tan solo un árido desierto de ilusiones con vanas esperanzas de cambios. Tan solo espejismos que me tientan a desatarme de mis cadenas e ir en busca de una quimera que me costará  mas sufrimientos. No, no quiero andar, quiero plantar mis raíces bajo este ardiente sol y que se sequen antes de echar ilusos brotes. ¿Cómo querer cambiar lo que no se puede? Son rocas en el camino imposible de sortear. Mejor darse cabezazos contra ella con la vana esperanza de que rompa primero tu alma e ir a tocar la puerta a Cerbero...




6 comentarios:

amelche dijo...

A lo mejor hay brotes verdes, ¿quién sabe? Machado también esperaba "otro milagro de la primavera". Ánimo y un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Espero que vengas a verme pronto. Besotes, M.

TORO SALVAJE dijo...

Que bien te he entendido siempre.

Besos.

De cenizas dijo...

¿Quién dijo que no se puede?


besos

marisol - paginas web dijo...

bueno yo creo que mirar al frente tiene mas sentdo que mirar hacia atras... :) solo mirando al frente es que se pueden hacer cambio. lo de atras ya no se puede cambiar.

De barro y luz dijo...

?¿?¿?¿?