jueves, 3 de febrero de 2011

Ella


Por más que lo intente no consigo retenerla, se me escapa una y mil veces entre nubarrones. Eso sí, se planta y no hay tanque que la mueva cuando nota mis inocentes escarceos en busca de una libertad de pensamiento que no encuentro. Es más persistente de lo que suponía, no hay suficientemente potente pastillas que la hagan desistir de liberarme de su encierro. Por mas que me abra la puerta y me diga "vete" la sombra y el miedo de su cruenta vuelta hace que desista de mi vuelo.

¿Y por que tendría ella que cambiar si lo que tiene ahora le satisface? Otro ser no la dejaría  que se adueñara de una vida que no le pertenece en solitario, tendría que crear una simbiosis con un cuerpo y eso es algo que su egoísmo es incapaz de ceder. Aquí no hay democracia, mas bien una dictadura que, como tal, siempre tiene las armas alzadas para sofocar cualquier intento de rebelión que tenga la inconsciencia de promover mi ser.

Solo me resta rezar para que sea benevolente conmigo, que siga apretando pero que no llegue a ahogarme, pues dificil seria encontrar otra tan sumisa como yo.



De forma única y exclusiva, sin que sirva de precedente, solo diré que Ella=mente.

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No ha podido ahogarte en todo este tiempo.
Ni podrá.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

Efectiviwonder, estoy de acuerdo con TORO. Besotes, M.

De cenizas dijo...

Me gusta la delicadeza y el tono sutil de tu escrito... pero avisa, porque se me ha quedado perdida de sangre la pantalla, y un ojo se ha quedado pegado al pie del monitor.


besos

xnem dijo...

sumisa?