jueves, 6 de agosto de 2009

de relax

.
.
- "Tú sí que sabes cuidarte bien". Eso me ha dicho mi compañera cuando me ha preguntado que hice ayer noche y se lo he explicado. Sí, fue un buen final de tarde. De esos que debería tener más a menudo y que siempre aplazo por cumplir con la agenda mental que me he programado: Que si a las 21 hs ducha, que si 21:30 hs cena, que si 22 hs internet, que si 23 hs a dormir... demasiadas pautas a seguir. Y es que no sé quedarme sin hacer nada, relajada en el sofa viendo un programa o leer un rato una revista... creo que es pérdida de tiempo cuando debería estar planchando la ropa o haciendo la comida de mañana. Cualquier acción es buena mientras tenga mi mente ocupada y no pueda ésta campar a sus anchas. Porque sé lo que eso significaría, que entrarían ellos en tropel e invadirían mi calma apatía.
.
Sí, debo repetir la noche pasada. Debo tender de nuevo mi hamaca en la terraza, cuando la penumbra ya le ha ganado el terreno a la luz, encender un vela blanca y una barrita de incienso Nag Champa, llenar una copita de vino, encender el mp3 con canciones de musicoterapia y dejarme llevar por el suave vaivén de la hamaca, mientras contemplo como poco a poco va apareciendo tímidamente la osa mayor en el firmamento. Sé que vaciar mi mente de pensamientos es misión imposible, pero al menos, en estos momentos, ambos ondeamos la bandera blanca y nos damos un respiro mientras nos dejamos llevar por los sentidos de la vista y el oído.
Hay placeres que cuestan poco si sabemos apreciarlos. A mí cada vez me cuesta más. Desgraciadamente.
.


.
.

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Está muy bien Metis.
Si lo hicieras cada día perdería su encanto, sería otra costumbre.

De vez en cuando mucho mejor.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

Nena, ¡estas posteando a diario! No puedo seguir tu ritmo... ¡Pronto nos vemos! Qué alegría... Besotes, M.

Duschgel dijo...

Pues qué bien hacer cosas así de vez en cuando.

A mí me pasa, por ejemplo, que no puedo estar hablando por teléfono simplemente. Primero, no soy forofa del teléfono. Y cuando toca, pues aprovecho para tender ropa o preparar la cena o yo qué sé. En general me cuesta mucho también estar sin hacer nada.

Espero que puedas seguir disfrutando de esos pequeños grandes placeres... y que te cueste menos.

Nube dijo...

Metis el q la sigue la consigue,:D

amelche dijo...

Lo de la hamaca le encantaría a mi amigo Juanjo, que es fan de su hamaca brasileña (se la compró allí y no para de hablar de ella). Y yo quiero ratos de esos, a mí no me lleves de discotecas, que estoy mayor. Además, nunca me han gustado.

Un abrazo casi con un pie en Salamanca, voy a hacerme la maleta...

elcielo dijo...

Esa terraza en compañía de unas chuletas es mejor que el Km 5 o cualquier chiringuito de esos que están de moda ahora.

escorpiona dijo...

Me ha encantado la idea de la hamaca y la musicoterapia estupenda...

Saludos guapa

Chau

Neblina dijo...

Brindo por los plcaeres simples y por las treguas pactadas con la mente
Que sigas disfrutandolos