jueves, 17 de mayo de 2007

divangando...:rambla abajo

"Cuando voy a Barcelona me gusta bajar con tiempo. Faltan dos horas para nuestra cita pero no me importa, me gusta andar Rambla abajo y confundirme entre la gente... Ir deprisa, casi como por inercia, igual que caminan ellos, mirando las baldosas del suelo y con un radar invisible que evita que choquen entre ellos. Me gusta observarles, ver como andan en sus pensamientos e imaginarme en sus vidas, ¿Y si me cambiara por cualquiera de éstos que pasean a mi lado? ¿Con cual sería? ¿Con esa turista inglesa con maleta roja? Creo que no, nunca me ha sentado bien el rubio de bote... ¿Con la señora de medias negras, tacones kilométricos y pañuelo al cuello? Lo siento, no creo que ese sea mi estilo, me niego a castigar mis delicados pies con esas armas letales... ¿Acaso con el ejecutivo de corbata y maletín? Demasiado stress, se le ve en la cara... Sabes, Metis, mejor quedarte con tu vida por ahora, quien sabe que se esconde detras de esos labios rojos, de esos bolsos Calvin Klein y de esas caras inexpresivas. No creo que tu vida sea tan mala y además cuentas con una ventaja y es que ya la conoces.
Entonces, cuando pasa el momento "observatorio hubble", me dedico a mirar los edificios antiguos que nos protegen de la brisa marina. O más bien dicho, la superficie que ha sobrevivido a los grandísimos cartes de Dolce Gabanna o Cortefiel que cuelgan de sus fachadas. En una esquina, ante mi sorpresa, descubro una grisácea estatua de un Dios griego-romano. Apolo diria yo. O puede que Atenea. Me paro y miro con estupor tal hallazgo. Ahí está, en lo alto, vigilándonos, y nosotros, mudos antes su presencia, sin reparar siquiera en él. Y por su color diría que sólo lo hacen las palomas. Me tengo que contener para no doblar mis rodillas y presentarle mis reverencias... Está en la plaza Cataluña, en la esquina superior derecha del edificio que alberga el Hard Rock Café..."

(Barcelona, 06 de Marzo de 2007)

22 comentarios:

Daniellha dijo...

Metis...muy bueno, con lo que cuesta conocernos y estar conformes con nuestro destino, no vale la pena ni siquiera pensar en cambiarse por otro.
En esos inexpresivos rostros , se esconden vidas que por más que se cuelguen, sus Calvin Klein, no es allí donde guardan sus fracasos , los llevan por dentro sobre esos tacones.
Besos, no he podido venir porque he sido atacada por una bandada de aves sin escrúpulos, pero ya estoy de nuevo visitando a mis amigos.

Principe Mestizo dijo...

somo sunicos e irrepetibles y aunque lo hayamos escuchadop muchas veces eso e sun agran verdad, me gusto mucho este post metis, casi camine contigo y me confundi entre la gente
abrazos

sunshine dijo...

Yo trabajaba en ese edificio Metis...
Besitos

Javier Cid dijo...

Estuve el fin de semana pasado en Barcelona. Me gusto la ciudad. Fui a una fiesta que hacían en el Forum. Tuve la oportunidad de ver la Plaza Catalunya y pasear por las ramblas (donde vi a un grupo de alemanes comiendose una Mariscada!!!!!.....aun deben estar fregando los platos).

1 besico querida Metis.

Robertinhos dijo...

felicidades por tus cualidades fotográficas...pudiste hacer la foto de las Ramblas sin que saliera movida a causa de los golpes de la gente!!!! el radar invisible a veces brilla por su invisibilidad

Mitsu dijo...

Seis de marzo... ¿Y qué hiciste por la tarde?

Salud¡

xnem dijo...

cualquier día te vemos subida a una caja, completamente inmóvil, pintada de gris, disfrazada de "momento hubble gubble".

Carolina dijo...

Tienes razón Metis,estas ciudades tan grandes se han vuelto completamente impersonales,con su encanto por supuesto pero por lo que cuentas y creo que quisiste trasmitir es que esas cadenas de ropa en serie, esa globalización han hecho de que se pierda la identidad propia de cada ciudad y que distraidos con tanto consumismo dejemos de ver los detalles bellos y únicos que seguro aún hay por descubrir.

De cenizas dijo...

A ver...¿Apolo o atenea? Si quieres, la próxima vez que te vea te explico las diferencias...jejeje
Y las palomas... no todas son malas.

besos apolíneos.

coco dijo...

Lo que más me gusta del Hard Rock Café es aquella señora con la pierna amputada que pide limosna recostada en su fachada.

LILOO dijo...

A mí también me gusta andar entre la gente como si fuera a algún sitio en concreto y observarles... lástima que desde hace tiempo la prisa que llevo sea siempre real, y no me permita divagar como me gustaría.

También lo hago en Guadalajara, mi ciudad, pero es cierto que las grandes se prestan más a ello. Trabajar en Madrid ofrece a veces este tipo de oportunidades, subir al metro y bajar en cualquier sitio, coger un autobús que te lleve a un punto interesante y desde ahí dar vueltas... o el Parque del Retiro, fuente inagotable de paseos deliciosos.

Todavía no conozco Barcelona, pero tiene que ser preciosa...

LILOO dijo...

Por cierto, si te gustan las esculturas, los techos de Madrid tienen sorpresas muy agradables... fíjate alguna vez si vienes, comenzando por las estatuas que jalonan la cúpula de la Estación de Atocha. Yo soy otra fanática de la escultura...

METIS dijo...

MITSU, dimelo tu... a hace sudar a alguna paloma??

besazo¡

METIS dijo...

COCO, por dios¡¡¡ como eres¡

una cosa se cierta, amputado o no, si fuera un hombre ni lo hubieras mirado...

Tondo Rotondo dijo...

Diuen que Barcino fou fundada pel Déu Hernes, d'aquí lo de "Barcelona Hermètica". L'exercici de que ens parles algn cop l'he fet i es interessant. Avui justament ordennat llibres he trobat uns dibuixos que va donar-me fa anys un desconegut a la Rambla de Barcelona. Jo estava assegut en un banc xafardejant l'anar i venir de la gent i com que tenia un diari que ja m'havia llegit li vaig dir si el volia. Ell després va alçar-se i va dir-me -definitiu- "Al Tibet quan una persona et fa un regal li has de correspondre amb un regal de més valor". L'home es treu un bloc de notes de sobretaula de la seva bossa i n'arenca uns quants fulls amb dibuixos traçats a llàpis. Des de llavors els guardo, i periòdicament vaig trobant-los i retrobant-los.

Aquesta és una petita història de la Rambla. N'hi han d'altres, com l'elevat nombre de carteristes que pots arribar a veure si observes atentament i amb temps. Però aquesta ja és una història trista. I no vull tristo al vostre magnífic blog!

De cenizas dijo...

Cayó el palomar!!!!!!! ¿o no?

coco dijo...

Eres malvada, querida. ¿Te lo había dicho ya?

escorpiona dijo...

Barcelona es una de la ciudades en mi lista por conocer :)...
Un saludo guapa
Chau

Joan dijo...

Sembla metida la quantitat de persones i la quantitat d'històries personals...
cadascú la seva vida i entre tots la història de la nostra època i societat.
I algun dia la casualitat farà que amb alguna d'elles hi trobis aquella persona que viurà amb tu fins al final.
És clar...no es sabrà si era o és la ideal.

CEL dijo...

Metis, soy una enamorada de mi ciudad Barcelona, pasear por ella, sobre todo las ramblas donde el ir y venir de gentes, es un escaparate de de la frénetica vida de la ciudad y cada uno con su vida acuestas, para que cambiarse por nadie.
La ciudad siempre ofrece hallazgos maravillosos no hay que ir mirando al suelo pues te pierdes estos encuentros, que te renuevan en un momento puntual la visión de la ciudad.

Hacia días que no pasaba he leido tus posts anteriores, eres extraodinaria. ¿como tuviste tanta paciencia en esperar hora del especialista?, seguro tardarian 2 años por si en ese tiempo ya no te hacia falta visita, es deplorable, o te habias curado o ya te habias muerto, por suerte todavia estas aqui para dar fe del mal funcionamiento en la Seguridad Social, que es social pero no segura.

Un abrazo muy fuerte.

TOROSALVAJE dijo...

Me ha hecho reír lo del radar invisible, es cierto, un sexto sentido desarrollado para ir deprisa sin morir aplastado.

Besos.

Fran dijo...

En toda ciudad existen esos rincones perdidos en el tiempo, que no han sucumbido ante su paso inquebrantable. Y es bonito fijarse en ello en uno de esos días en que se anda pendiente del más ténue halo de realidad.